Los Frigoríficos destinados para conservar los termolábiles tienen una importancia relevante dentro del mobiliario necesario en la farmacia, es aquí donde se tienen que conservar los medicamentos y vacunas manteniendo lecturas por debajo de la temperatura ambiente pero sin llegar a bajar al punto de congelación, traspasar esos límites implicaría que las propiedades de dichos medicamentos y vacunas se viesen alteradas resultando inútiles para el fin por el cual han sido prescritas.

La primera característica que debemos observar cuando se busca un frigorífico de laboratorio para almacenar termolábiles es que sea de refrigeración ventilada, esto facilita que el aire frío se distribuya uniformemente por todo el habitáculo del frigorífico, lo que no sucede con los refrigeradores de ventilación estática que concentran el frío en donde se encuentra la salida del chorro de aire y esto hace que las zonas más alejadas de esa salida de aire observen una diferencia de temperatura.

Es importante que al momento de elegir el frigorífico de hospital se valore la calidad de sus funciones y que ofrezca seguridad y estabilidad en la temperatura para que no se produzcan cambios bruscos que puedan alterar las propiedades de los medicamentos y/o vacunas al romper la cadena de frío. Hay modelos que ya traen incorporado un Termostato de Seguridad programado para evitar temperaturas inferiores a los +2ºC, así como un sistema de alarma por puerta abierta y salto del rango de la temperatura, lo que facilita un mayor control.

Otra característica importante es que el frigorífico tenga la puerta de cristal, esto facilita que cuando se tenga que sacar un termolábil de su interior podamos visualizar primero en qué zona de la nevera se encuentra para así mantener la puerta abierta el menor tiempo posible, lo que se verá traducido en que no se altere de forma significativa la temperatura y también en un ahorro de energía.

También se debe tener muy en cuenta de que el frigorífico cuente con un termómetro de máximas y mínimas, esto mantendrá informado en todo momento al responsable de la conservación de los termolábiles de las variaciones que se puedan producir a lo largo del día, teniendo en cuenta que dicho rango debe mantenerse entre los 2º y los 8ºC.

Dicho registrador de temperaturas debe ser de precisión y estar debidamente calibrado para tener la seguridad de que los datos que proporciona son fiables.

Existe una amplia variedad de registradores de temperatura para los frigoríficos, desde los que llevan los registros de forma manual, pasando por los inalámbricos que se guardan dentro de la nevera Termómetro Escort iMini plus pdf y se programan para que registren las temperaturas cada cierto tiempo y así tener una visión global de la evolución de la temperatura durante el día, hasta los registradores que se comunican con el ordenador via infrarrojo y van trasladando la información de las lecturas de forma constante en tiempo real.

La casa LIEBHERR ha desarrollado el modelo MKV especializado neveras para farmacias, el cual dispone de toda la tecnología necesaria y está preparado para cumplir la normativa DIN 58345.