Conservación de los medicamentos termolábiles

bodegon_trasportePrecisan conservación entre 2º y 8º C, debiendo almacenarse en un frigorífico (donde no debe haber alimentos) y estar perfectamente identificados y ordenados.

  • Ha de evitarse la congelación, ya que pueden desnaturalizarse o precipitar.
  • Los medicamentos termolábiles se identifican con el símbolo de nieve en el ángulo derecho del envase o con una nota de “Manténgase en frío”.
  • Los incluidos en el catálogo de Termolabiles son:
    • Colircusi Fluotest®
    • Insulina rápida vial 100 UI / ml (Actrapid HM®)
    • Gammaglobulina antitetánica 500 UI vial (TetaGamma®)
    • Glucagón vial 1 mg (Glucagón Gen Hipokit®)
    • Metilergometrina 0.2 mg/ampolla (Methergin®)
    • Tuberculina
  • Las vacunas suministradas a través del Instituto de Ciencias de la Salud así como las de la campaña antigripal deberán mantenerse en las mismas condiciones de termo-estabilidad que los fármacos anteriormente señalados.
  • Se ha de registrar diariamente la temperatura de todos los frigoríficos que contengan termolábiles, mediante un termómetro de máximos y mínimos. De acuerdo con el Procedimiento de registro y control de temperaturas especificado por la normativa sanitaria.
  • Si se utiliza un vial multidosis (insulina), lo correcto es anotar la fecha de apertura. Una vez pinchado el tapón, no se debe mantener el vial más de una semana y se debe conservar en el frigorífico.
  • Los colirios, una vez abiertos, también se rotularán con la fecha de apertura. Con carácter general, se estima que un colirio puede utilizarse sin riesgo de contaminación durante 1 mes, siempre que se conserve el envase cerrado.
  • La tuberculina se desecha a las 24 horas de su apertura.